La Conferencia sobre Población y Desarrollo realizada en 1994 fue un hito y sus acuerdos establecieron importantes acuerdos que los estados quedaron comprometidos a cumplir, sustentabilidad, derechos, incluyendo los derechos sexuales y reproductivos, entre otros.

Desde entonces, la sociedad civil ha trabajado incansablemente en colaboración con todos los agentes involucrados; a más de 20 años podemos decir que las feministas hemos sido parte fundamental de las transformaciones de la región.

El Consenso de Montevideo, la primera Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo, ha marcado un parteaguas en la historia de los derechos, por su ambición de colocar una agenda en donde los derechos sexuales y los derechos reproductivos sean parte fundamental del desarrollo de nuestra región Latinoamericana y Caribeña.

Ante el escenario mundial, consideramos es necesario refrendarlos, traducirlos y llevarlos a la acción desde nuestras realidades latinocaribeñas; mucho esfuerzo y recursos nos ha constado y no quisiéramos que estos quedaran subsumidos a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que si bien encontrarán sus puntos de encuentro, no abarcarán toda la agenda que por más de 20 años hemos impulsado.

Para abonar al logro de este objetivo es necesario que las feministas nos encontremos, dialoguemos y discutamos sobre las forma en que queremos incidir en este espacio, tal como lo hemos hecho a lo largo de todo el proceso, para ver reflejadas nuestras demandas en los compromisos ya adquiridos por nuestros gobiernos.

Anuncios